¿La economía austriaca es ideológica?

0

Una crítica común, sino un descarte total de la economía austriaca, es que es «ideológica». La connotación es que no es un marco fiable para el análisis, sino más bien una visión del mundo consistentemente sesgada. Lo que es ideológico no puede ser una ciencia, porque es por definición cualquier cosa menos neutral a los hechos.

Esta crítica siempre me pareció extraña considerando la historia y la teorización de la economía austriaca.

Históricamente la economía austriaca fue una de las principales corrientes de pensamiento económico que emanaron de la revolución marginalista de la década de 1870. Si bien los economistas austriacos participaron de manera destacada en importantes debates de teoría económica sobre la viabilidad del socialismo, el papel y la naturaleza del capital, y sobre los ciclos económicos y el desempleo, o incluso los instigaron, sus argumentos fueron tomados en serio por economistas y pensadores sociales que tenían puntos de vista diferentes.

Consideremos, por ejemplo, cómo Oskar Lange, el prominente socialista de mercado, comienza su «On the Economic Theory of Socialism»:

Los socialistas tienen ciertamente buenas razones para estar agradecidos al profesor Mises, el gran advocatus diaboli de su causa. Porque fue su poderoso desafío el que obligó a los socialistas a reconocer la importancia de un sistema adecuado de contabilidad económica para guiar la asignación de recursos en una economía socialista. Más aún, fue principalmente debido al desafío del profesor Mises que muchos socialistas se dieron cuenta de la existencia misma de tal problema.

Si el argumento de Mises de que el socialismo no es económicamente viable había sido simplemente «ideológico», ¿por qué Lange se referiría a él como un «poderoso desafío»? Obviamente no lo haría, ya que la retórica ideológica no es un argumento real. No habría habido razón para tomarlo en serio, y menos aún para considerarlo un desafío.

En cuanto a la teoría, quiero abordar dos cuestiones separadas. Una es que la teoría económica austriaca es una economía de libre mercado. Muchos malinterpretan esto como una etiqueta ideológica, pero en realidad es sólo descriptiva del enfoque. Para estudiar la economía real, incluyendo el impacto de las regulaciones, uno debe tener primero una teoría de la economía como economía. Es decir, una teoría de cómo funcionaría el mercado, sin obstáculos por los efectos que se van a estudiar.

La otra es la naturaleza de la teorización económica austriaca, que fue formalizada por Mises como praxeología. En marcado contraste con los modernos enfoques inductivos, pero muy en consonancia con la forma en que tradicionalmente se ha enfocado la teorización económica, la economía austriaca es un marco puramente deductivo. Esto significa que sólo hay dos formas en que la teoría puede considerarse inexacta (o ideológica): o bien el punto de partida, el axioma de acción, es un constructo ideológico más que verdadero, o bien la derivación lógica de éste se inclina sistemáticamente para producir una teoría ideológica más que verdadera.

Lo que esto significa es que quienes afirman que la economía austriaca es ideológica deberían poder demostrar fácilmente que (y cómo) es así. O bien deben argumentar qué (y cómo) el axioma de la acción—que la acción humana tiene un propósito—no es una representación exacta y verdadera del concepto sino, de hecho, una construcción ideológica. O deben señalar cómo y dónde el razonamiento de los austriacos es erróneo, y específicamente que la lógica se abandona por razones ideológicas. Hasta donde yo sé, tampoco se ha hecho (ni siquiera intentado).

La crítica sustancial de una teoría deductiva es sencilla. Si la economía austriaca fuera un enfoque inductivo, habría un millón de formas en que los austriacos podrían dejar que sus sesgos ideológicos se deslizaran en los análisis. Sería más fácil de hacer y más difícil de probar. Pero como no es así, y el método inductivo de hecho es rechazado explícitamente por los austriacos, los críticos deberían encontrar fácil probar sus afirmaciones.

El hecho de que no lo hayan hecho sugiere que no son capaces de hacerlo.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email