Los disturbios de los Estados Unidos son sólo la última versión del «sindicalismo» marxista

0

El año 2020 es uno de los momentos más perturbados en al menos el último medio siglo, tal vez más. Protestas y disturbios globales, el virus covid-19, confinamientos y asesinatos policiales de ciudadanos desarmados. Añádase a eso los disturbios generalizados, saqueos, incendios, falta de vivienda y destrucción de la propiedad, incluyendo el derribo de estatuas. Este caos en las calles se ve facilitado por los alcaldes, gobernadores y jefes de policía que no están dispuestos a hacer cumplir la ley.

El gran Ludwig von Mises incluyó una discusión sobre el «sindicalismo» en el capítulo 33 de La acción humana. La mayoría de la gente nunca ha oído o leído de este concepto, pero es muy relevante para la situación en la que nos encontramos hoy en día. El análisis de Mises es aún más importante para comprender y solucionar algunos de los problemas más importantes a los que nos enfrentamos hoy en día. En general, defino el sindicalismo como la capacidad de hacer lo que quieras a expensas de los demás.

En parte, representa las ideas del filósofo francés, Georges Sorel, que pensaba que la violencia implacable debía usarse contra las instituciones del capitalismo. Esto incluiría la «huelga general» tan familiar en Europa hasta el día de hoy. Esto contrasta directamente con el intercambio mutuamente beneficioso y la cooperación social de la división del trabajo. Sus ideas fueron influyentes con los marxistas, fascistas, nazis y los defensores del sindicalismo.

Un capítulo clave en la Acción humana de Mises

La primera vez que intenté leer Acción humana, me resultó extremadamente difícil. Terminé saltándome capítulos enteros y leyendo otros sin entender el material. El capítulo 33 es un buen ejemplo de eso. Hoy en día, leer el libro es mucho más fácil, porque ahora tenemos cosas como el Podcast de Acción Humana de Jeff Deist

la Guía de Estudio de Robert Murphy sobre la Acción Humana: Un tratado de economía.

En la década de 1990 enseñé un curso de economía austriaca en la Universidad de Auburn, un curso avanzado de licenciatura. Aparecía en el catálogo junto a las clases de economía econométrica y matemática. Pasé las clases revisando capítulos, pero el aspecto más difícil fue tratar de relacionar las palabras y conceptos de Mises con los eventos actuales. Debido a las limitaciones de tiempo, nunca cubrí el capítulo 33.

Avance rápido a tiempos más recientes. El Seminario de Graduados de Rothbard revisa La acción humana cada pocos años junto con las selecciones de El hombre, la economía y el Estado de Rothbard y otras durante otros años. Siempre he sido asignado para enseñar una sección de capítulos al final del libro que incluye el capítulo 33. Una vez más, debido a las limitaciones de tiempo y a mi percepción de su relevancia, he decidido saltarme el capítulo. Es decir, hasta este año.

¿Qué es el sindicalismo?

Entonces, ¿qué es el sindicalismo? El sindicalismo político es una acción revolucionaria violenta directa contra las instituciones del capitalismo, como las fuerzas de seguridad, la propiedad, en particular la propiedad de las empresas, y el estado de derecho. Este enfoque es a menudo adoptado por los marxistas, socialistas y fascistas como un medio para ganar poder. En la raíz del caos y la agitación en nuestras calles está el intento de perturbar la sociedad y tomar más control de la misma por parte de los marxistas, socialistas y «anarquistas».

El error fundamental que comete el sindicalismo es pensar que los empresarios y los capitalistas son «autócratas irresponsables» libres de seguir su agenda personal. La realidad es que los líderes empresariales deben seguir los intereses de los consumidores para fomentar su propio interés en obtener beneficios. Tienen que encontrar los precios correctos, los niveles de producción y los medios de producción correctos. Estas cosas las determinan los empresarios con diversos tipos de información del mercado.

Los disturbios, los saqueos y la violencia contra las personas y sus bienes están motivados en su mayoría por la consecución de los ideales marxistas a través de la actividad sindicalista (es decir, la violencia). Entre los que emplean estos medios se encuentran Antifa, Black Lives Matter y especialmente los «provocadores anarquistas» que hábilmente convierten las protestas pacíficas en disturbios violentos. Por supuesto, también hay cierta violencia a la derecha, de la que soy testigo en el campus de la Universidad de Auburn. Pero en cualquier caso, con los alcaldes, gobernadores y jefes de policía restringiendo e incluso desfinanciando a la policía, la violencia a menudo no se controla.

El otro tipo de sindicalismo

Este uso de la palabra «sindicalismo» no debe confundirse con el más conocido sindicalismo como sistema social, que es una alternativa a la planificación central socialista. Este sistema, en teoría, daría a los trabajadores el control sobre las industrias en las que trabajan. Tomarían las decisiones sobre las cosas que los empresarios deciden en el mercado, como las tasas de salario, beneficios, horas, producción, etc. Los trabajadores pueden hacer lo que quieran a expensas de los demás. Pero si todos están subiendo sus precios y reduciendo la producción, ¿cómo puede alguien ganar con este acuerdo? Ambas formas de sindicalismo se basan en última instancia en las nociones marxistas de que los empresarios y los capitalistas explotan el trabajo y no tienen ningún propósito real que valga la pena recompensar. Obviamente, cada industria querría salarios más altos, precios más altos, menos horas de trabajo, y esto resultaría en una menor producción. Los precios de las materias primas aumentan y se transmiten a las industrias de bienes de consumo, que deben transmitir esos aumentos al consumidor junto con sus propios aumentos. Esto sucede en toda la economía. Como resultado, la producción se desploma y los precios se desajustan de los precios de mercado. La «economía» se derrumbaría si se intentara el sindicalismo en toda la economía.

La democracia no ofrece una solución

Con la democracia y el voto y los militares no son opciones probables o viables, se debe desarrollar una opción individualista para resolver el problema. La gente se está armando de varias maneras. Están usando varios dispositivos de seguridad como cámaras y cerraduras más fuertes. Las empresas están contratando empresas de seguridad y protegiendo las ventanas de las tiendas. Otros simplemente se están moviendo de las ciudades a los suburbios y más allá. No esperes que el gobierno resuelva el problema, aunque más secesionismo y descentralización seguramente ayudaría.


Fuente.

Print Friendly, PDF & Email