Un argumento libertario contra la inmigración irrestricta y las fronteras abiertas

0

Poseer significa que uno tiene derecho a controlar un recurso determinado. La propiedad es distinta de la mera posesión o el control real; es el derecho a controlar. (Sobre la naturaleza de la propiedad, véase A Theory of Socialism and Capitalism, de Hans-Hermann Hoppe, caps. 1, 2, especialmente las págs. 5-6, 8-18, que analiza las nociones de escasez, agresión, propiedad, normas y justificación , y cap. 9, especialmente las págs. 130-145; también los enlaces en esta publicación).

Como argumentó H.L.A. Hart, la pregunta de qué es la ley es diferente de la pregunta de si una ley en particular es moral o justa. Podemos distinguir cómo son las cosas de cómo deberían ser. Hecho y norma, es y debe, son cosas distintas. Cuando hablamos del estado actual de las cosas, estamos hablando de la propiedad real o legal, y el derecho positivo legal a controlar un recurso.

Lo que quiero decir es que el Estado posee muchos recursos, incluso si (como yo y otros libertarios anarquistas creemos) el Estado no tiene ningún derecho natural o moral a poseer estas cosas. No obstante, el Estado sí posee algunos recursos: carreteras, puertos, edificios e instalaciones, bases militares, etc. Por ejemplo, podemos conceder que una carretera es, de hecho, o legalmente, propiedad del Estado, mientras que también reconocemos que los propietarios “reales” son los contribuyentes o los anteriores propietarios expropiados de la tierra a la cual tienen derecho. Esto no plantea ningún problema conceptual: no hay conflicto entre la proposición de que los contribuyentes tienen un derecho moral o natural sobre la tierra, es decir, deberían tener el derecho (legal) de controlarla; y la afirmación de que el Estado tiene el derecho efectivo, positivo o legal, de controlar la tierra. El Estado es el propietario legal; pero esta titularidad legal no está justificada, porque equivale a una continua invasión por parte del Estado sobre la propiedad que “realmente” poseen (normativa o moralmente) ciertas víctimas del Estado (por ejemplo, los contribuyentes o los propietarios anteriores del recurso). El punto aquí es que el Estado sí posee (legalmente) recursos que son “realmente” propiedad de otros. Como libertarios, podemos ver esta situación como el Estado que posee la propiedad en nombre de los propietarios reales, como una especie de encargado no deseado. Ahora bien, mi opinión es que, dada la existencia de una propiedad pública significativa en un determinado país, no es necesariamente antilibertario restringir la inmigración mediante reglas de uso establecidas por el Estado-propietario sobre la propiedad pública.

Considere este caso. Vivo en una pequeña ciudad independiente, que tiene alrededor de 10.000 habitantes. Es muy pequeña y densa, y justo en el medio de Houston, que tiene 4 millones de habitantes. Nuestra Ciudad tiene una piscina pública a pocas cuadras de mi casa. Como residente de la Ciudad (y por ende un contribuyente) tengo derecho a usar la piscina por una tarifa muy pequeña —digamos, $2 por visita—. Los no residentes —los forasteros— también pueden usar la piscina, pero pagan tres veces más: $6 por visita. Ahora digamos que, como libertario, preferiría que se privatizara la piscina, o se vendiera y los ingresos se devolvieran a quienes han sido víctimas para fundarla o mantenerla: los contribuyentes o residentes de esta Ciudad. Este sería un tipo de restitución por el delito cometido contra ellos. Alternativamente, si la tierra para la piscina había sido expropiada, el propietario debería recibir una restitución, etc. El punto es que dado un robo, una toma o una invasión del gobierno, es mejor, siendo todo lo demás constante, que las víctimas reciban restitución; y más restitución es mejor que una cantidad menor e insuficiente. Pero la restitución no necesita hacerse solo en dólares. Puede hacerse proporcionando otras utilidades o beneficios a las víctimas. Uno de esos beneficios para mí es la posibilidad de utilizar una piscina local agradable y con poca gente por un bajo precio. Es probablemente mejor, incluso más libertario, para la Ciudad discriminar a los forasteros. Si no fuera así, la piscina sería invadida por forasteros que buscan nadar por poco dinero. Sería virtualmente inútil para mí y para la mayoría de mis compañeros residentes de la Ciudad si no hubiera reglas de entrada o discriminación contra los forasteros. La regla establecida sobre el uso de esta propiedad por parte de su cuidador-propietario, la Ciudad, es una razonable: una que el propietario de una piscina privada podría adoptar, y también una que genere más restitución a las víctimas de la agresión de la Ciudad que lo que generaría una regla menos discriminatoria. Este ejemplo ilustra el punto general de que cuando el Estado asume la propiedad de un recurso, entonces tiene que establecer algunas reglas en cuanto al uso del recurso. Esto es lo que significa poseer algo: poder determinar cómo se usa.

Volviendo a la inmigración, tomemos el caso del gobierno federal como propietario-cuidador de una extensa red de calles públicas y otras instalaciones. Si los federales adoptaran una regla según la cual solo los ciudadanos y ciertos forasteros invitados pueden usar estos recursos, esto en efecto restringiría radicalmente la inmigración. Incluso si los propietarios privados no tuvieran prohibido invitar a quien deseen a su propiedad, el invitado tendría dificultades para llegar allí, o salir, sin usar, digamos, las calles públicas. Así que simplemente prohibir que los no ciudadanos utilicen la propiedad pública sería un medio de establecer de facto restricciones de inmigración. No es necesario prohibir literalmente a los propietarios privados tener inmigrantes ilegales en su propiedad. Solo se necesita evitar que usen las carreteras o puertos, que son de su propiedad. Me parece que establecer reglas sobre cómo se deben utilizar las vías públicas no es inherentemente no libertario. Incluso los libertarios que dicen que el Estado no tiene derecho a establecer ninguna regla sobre la propiedad que posee —incluso los límites de velocidad, etc.— realmente defienden la siguiente regla: permitir que cualquiera la use y/o devolverla a la gente. Esta es una forma de utilizar una propiedad. Pero la mayoría de los libertarios no parece tener una oposición de principios a la idea misma del establecimiento de reglas en sí. Seguro, el Estado no debe poseer un estadio deportivo o una carretera, pero mientras lo posee, no es inherentemente no libertario que el Estado-propietario promulgue y haga cumplir algunas reglas respecto al uso del recurso. Una carretera puede tener límites de velocidad; un estadio o museo puede cobrar una tarifa de entrada; es posible que la oficina del alguacil y el juzgado tengan cerraduras en las puertas que impidan la entrada a cualquiera excepto a los empleados. Los defensores de las fronteras abiertas y la inmigración irrestricta son simplemente aquellos que prefieren que los federales dicten una cierta regla de uso: que cualquiera pueda usar las carreteras federales, los puertos, etc. Mientras que otros ciudadanos tienen una preferencia diferente: prefieren que los federales no permitan a todos, sino solo a algunas personas. Al tener esta última regla, obviamente, se podría establecer de facto una versión de restricción a la inmigración. Ahora bien, hasta ahora no estoy defendiendo la última regla. Simplemente estoy señalando que no es necesariamente antilibertaria, como los tipos de las fronteras abiertas quieren sostener. Instan a que el propietario-encargado ilegítimo de la propiedad pública la use de esta manera; otros quieren que se use de otra manera. Todos estamos de acuerdo en que la regla que realmente debería adoptarse es: devolver la propiedad a manos privadas. En lo que nos diferenciamos es en cuál segunda mejor regla es más libertaria o más preferida. ¿Es claramente una segunda mejor regla más libertaria que la otra? Me parece que una forma útil de comparar reglas alternativas es examinar la restitución que proporcionarían varias reglas de uso. Una regla que genera más restitución para más personas es, en igualdad de condiciones, probablemente preferible a otras reglas.

En el caso de las carreteras federales, por ejemplo, la mayoría de los ciudadanos se benefician actualmente de poder utilizar las carreteras. ¿”Vale la pena” el costo de pagar impuestos para mantener las carreteras, o pagar los montos de compensación pagados a los propietarios expropiados o comprados, o las violaciones de la libertad asociadas? No. Pero dada una violación de derechos, alguna restitución es mejor que ninguna. Si los federales anunciaran mañana que no se aplica ninguna regla a las carreteras federales, la utilidad de las carreteras para la mayoría de las personas se reduciría radicalmente, lo que significa que la restitución ha disminuido. El recurso se desperdiciaría. Si los federales anunciaran mañana que nadie podría usar las carreteras, excepto los militares, entonces, esto reduciría nuevamente la restitución general. Una regla intermedia más razonable obviamente generaría una cantidad de restitución más respetable que cualquier extremo.

¿Existe una regla “óptima” que lleve a una restitución “óptima”? Ciertamente no. La propiedad privada es la única forma de asignar capital de manera objetiva y eficiente. Pero algunas reglas son mejores que otras; y una regla general razonable que se utiliza para juzgar la validez de una determinada regla de uso para un recurso de propiedad pública es preguntar si un propietario privado de un recurso similar podría adoptar una regla similar; o comparar la cantidad y los tipos de restitución correspondientes a reglas de uso alternativas. Y dado que es imposible que el Estado adopte una regla que satisfaga perfectamente a todos los ciudadanos —este es, en primer lugar, un problema de tener propiedad pública—, entonces, siendo todo lo demás constante, se puede considerar a una regla que es favorecida por la abrumadora mayoría como la que proporciona “más” restitución general antes que a una que es favorecida solo por unas pocas personas. Dadas estas consideraciones, me parece obvio que, así como la piscina de mi vecindario discrimina a los forasteros, y así como una piscina privada también lo hace, el Estado propietario-encargado de la propiedad federal también podría establecer reglas que discriminen a algunos inmigrantes. Es obvio que la inmensa mayoría de los ciudadanos no quiere fronteras abiertas; lo que significa que casi todos los contribuyentes estadounidenses preferirían que la propiedad pública no estuviera abierta a todos. También está claro que, dadas las leyes federales contra la discriminación, proporcionar acceso ilimitado a las vías públicas es equivalente a la integración forzada, como Hoppe ha argumentado (1, 2). Este costo es otra razón más por la que la mayoría de los estadounidenses preferirían no tener la propiedad pública abierta a todos sin discriminación ni restricciones. Dado que los valores son subjetivos, el uso de la propiedad para satisfacer las preferencias subjetivas de la gran mayoría parecería ser una forma de lograr un grado más sustancial de restitución. ¿Cuáles son mis propias preferencias personales? Bueno, preferiría que la propiedad pública fuese devuelta como restitución a las víctimas y que la mafia llamada Estado se disolviera. Exceptuando eso, siempre y cuando el Estado posea una propiedad legítimamente “de mi propiedad” y de otras personas a las que el Estado deba indemnizar y restituir, preferiría que la propiedad que posee se use solamente para fines pacíficos del tipo que existirían en el mercado libre (¿puede algún libertario negar seriamente que es objetivamente mejor que el Estado construya una biblioteca o un parque en una propiedad pública antes que una oficina del IRS o una fábrica de armas químicas?). Preferiría que se establecieran reglas sobre el uso de estos recursos para que no se desperdicien y para actuar de manera razonable como lo harían los propietarios privados, y para maximizar la restitución. Hasta ahora, creo que mis “preferencias” son las únicas libertarias posibles. Pero, ¿qué reglas concretas deberíamos preferir? Aquí creo que empezamos a desviarnos del libertarismo hacia el ámbito de las preferencias personales. No quisiera que los federales permitieran el ingreso de todas las personas a la propiedad federal, por las razones mencionadas anteriormente; creo que reduciría la utilidad de la propiedad pública, e impondría costos (como la integración forzada). En cualquier caso, incluso si esta fuera ahora mi propia preferencia, tengo que admitir que el 99% de mis compañeros contribuyentes simplemente preferirían algunas restricciones de inmigración y, por lo tanto, probablemente preferirían algún tipo de reglas de tránsito que discriminen a los forasteros. Dada esta preferencia, que no parece por sí misma antilibertaria, es obvio que en general se logra mucha más restitución si se promulgan tales reglas.

Los libertarios que asumen con rectitud que su visión de las fronteras abiertas es la única basada en principios, solo pueden mantener esta postura si argumentan que el Estado nunca debería establecer ninguna regla sobre la propiedad de la que afirma la titularidad. Una vez que conceden que se deben establecer algunas reglas, no pueden asumir que las reglas discriminatorias sean automáticamente no libertarias; todas las reglas son “discriminatorias”. Y personalmente no creo que se pueda argumentar de manera convincente que no debería haber reglas sobre la propiedad pública, porque esto daría lugar a costos significativos para los ciudadanos que son lo suficientemente victimizados. No puede ser un requisito libertario agregar daño al daño; el libertarismo se trata de reivindicar y defender a la víctima, no de victimizarla más.


Traducido del inglés por Oscar Eduardo Grau Rotela. El artículo original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email