Acompañando a Hoppe en Moscú

0

Introducción y conclusión de Mikhail Svetov a la presentación de Hoppe en Moscú en el año 2019.

¡Saludo a Moscú! ¡Saludos a la futura gente libre! ¡Increíble!

Cuando estaba planeando este evento, no podía imaginar que 1500 personas se presentarían a una conferencia de filosofía. No tiene precedentes no solo para Rusia, sino para el mundo. Cuando me dicen que los rusos no están listos para la libertad, me río. Claramente no es verdad. Los rusos nacen listos para la libertad.

Cuando comencé mi canal de YouTube, tuve un sueño de hablar con personas a las que admiro y estimo. Personas que me ayudaron a crecer intelectualmente y aquellos que me han decepcionado. Personas que jugaron un papel en mi crecimiento. Y me hace feliz poder tener conversaciones no solo con rusos, sino también con extranjeros. Y hoy volé con el Dr. Hans-Hermann Hoppe a Moscú.

Él es uno de los más grandes filósofos libertarios de nuestro tiempo. El autor del aclamado libro “Democracia: El Dios que falló”. El discípulo de Murray Rothbard, quien es el padre del libertarismo tal como lo conocemos hoy. Cuando doy mis propias conferencias en toda Rusia, me paro sobre los hombros de gigantes. Y me enorgullece decir que conocí personalmente a uno de esos gigantes. El que me influyó tanto. Y hoy él dará un discurso en este escenario.

Uno de los mayores logros del Dr. Hoppe es que popularizó el libertarismo como una doctrina política, una doctrina legal. Él demostró que no importa qué valores culturales defiendas, siempre que aceptes un principio de no agresión, eres un libertario.

Cuando el Dr. Hoppe lo dijo en voz alta, cuando comenzó a defender a los conservadores de los libertarios de izquierda, fue calumniado por los grandes y poderosos. Si están interesados en la historia del Instituto Cato y el Instituto Mises, puedes leer sobre cómo el dinero corrompió el libertarismo, el movimiento libertario en Occidente. Cómo se hizo posible con la ayuda de personas muy ricas. Lo mismo sucedió con el liberalismo en Rusia hace un tiempo.

Una de las razones por las que quería organizar este evento durante tanto tiempo, y la razón por la que estoy tan feliz de que tantos de ustedes se hayan presentado hoy, es que quiero ayudar a la gente a entender que los libertarios no protegen a los ricos de los pobres, a los conservadores de los progresistas o viceversa. Queremos proteger a todos los que estén listos para vivir según el principio de no agresión de quienes no.

Los libertarios dividen a las personas por los medios que usan para lograr sus fines, no por los fines en sí. No importa qué objetivos tengas. Nos preocupamos por los medios que eliges para alcanzar esos objetivos. En ese sentido, ningún valor es “tóxico”, no existen tales “visiones tóxicas”. Hay visiones que algunos de nosotros preferiríamos condenar, pero mientras se practiquen de manera no agresiva, no son ni mejores ni peores que los de cualquier otra persona.

En un minuto Hans-Hermann Hoppe ocupará este escenario y explicará cómo la democracia erosiona las libertades civiles, y por qué la descentralización del poder es la clave para proteger la libertad de una persona. Él explicará cómo no puede haber libertad de asociación sin la libertad de no asociarse y cómo las fronteras privadas pueden liberar a una persona. Porque un mundo sin fronteras es un mundo sin ningún lugar a donde correr.

¡Muchas gracias! ¡Por favor, den la bienvenida a Hans-Hermann Hoppe!

[En este momento Hoppe aparece en el escenario y brinda su presentación al público. Seguidamente Mikhail Svetov vuelve al escenario para cerrar la noche con un segundo y más largo discurso de conclusión].

Muchas gracias a todos. Me gustaría agregar algunas palabras. Quiero contarles por qué la filosofía importa y por qué es importante estudiarla.

¿Por qué hay una teoría libertaria? ¿Cuál es el propósito detrás de nuestros principios?

Hans-Hermann Hoppe acaba de hablarles sobre los objetivos que tienen los libertarios. Explicó que la descentralización es la clave.

No hay una versión correcta de cómo debería ser la sociedad. Lo importante es ser libre para elegir la sociedad en la que deseas vivir. Lo que libera a un hombre es la libertad de elección. Es imposible llegar a un ideal universal. Es imposible encontrar un ideal universal que libere a todos. Eso es lo que los liberales no entendieron. Es por eso que el experimento liberal está fracasando en Europa, en Occidente.

Nuevamente, la libertad de elección es lo que libera a un hombre. Y eso es lo que los libertarios quieren proteger: su libertad de elección. Entonces, ¿por qué necesitamos la filosofía?

Cuando los libertarios abogan por la descentralización, la autonomía, la libertad absoluta, la sociedad sin gobierno, no estamos diciendo que el gobierno deba caer para mañana. No estamos diciendo que todas estas ideas, esos ideales, se puedan lograr de inmediato. No estamos diciendo que así es como puedes hacer de Rusia un país libre.

Nuestra ideología, el anarcocapitalismo, es nuestra estrella guía. Es nuestra brújula, nos muestra la dirección correcta. Nos dice: “La libertad es por allí”. La brújula te muestra la dirección correcta sin importar el entorno.

Sin embargo, si solamente miras la brújula ignorando lo que está en tu camino, pronto te atropellará un automóvil o caerás por la ventana. Porque las ideas por sí mismas no son suficientes para cambiar el mundo. Debes tener en cuenta el consenso del poder y trabajar para cambiar ese consenso. Ahí es donde comienza la política real.

Cuando practicamos la filosofía libertaria políticamente se llama minarquismo, un Estado vigilante. El minarquismo es lo que sucede cuando comenzamos a reconocer las circunstancias en las que estamos. Cuando reconocemos las reglas que vivir en una sociedad establece. Si ignoramos esas cosas, nunca podremos guiar a las personas hacia un mundo más libre, hacia la descentralización.

Entonces, el anarcocapitalismo y el minarquismo son dos caras de la misma moneda. El anarcocapitalismo es nuestra ideología, el minarquismo es cómo lo aplicamos al mundo real. Combinas estas dos cosas y obtienes el libertarismo.

El anarcocapitalismo no es algo que alguna vez puedas lograr. La perfección no existe en el mundo real. La teoría anarcocapitalista está ahí para darnos respuestas, para mostrarnos la dirección de la libertad. Pero, a pesar del hecho de que no podemos hacer realidad los sueños, podemos, no obstante, movernos solamente en la dirección de la libertad.

Una de las cosas más importantes que quité del libro del Dr. Hoppe es que tenemos que luchar contra el poder, no por el poder. Deberíamos luchar contra la concentración del poder que convirtió a Rusia en una prisión de naciones hace cientos de años. No es solo una frase bonita, tiene un fuerte significado detrás. Cuando decimos que Rusia es una prisión de naciones, queremos decir que la concentración de poder ha llevado a la situación donde los políticos ahora están haciendo leyes para beneficiarles a ellos y no a la gente.

Las personas a cargo no son responsables ante la sociedad. Pero incluso si lo fueran, imaginemos que un hombre santo está ahora a cargo. Una persona que está dispuesta a sacrificar sus propios intereses y deseos para hacer de Rusia un lugar mejor. ¿Tendrá éxito? Por supuesto que no. Porque en un lugar con tanto poder centralizado no puedes hacer leyes que harán felices a todos, incluso si lo intentas.

No existe tal ley que pueda beneficiar igualmente a la gente de Moscú, Kaliningrado, Chechenia, Ingushetia, Bashkiria, Yakutia. Porque tenemos diferentes necesidades y objetivos. Y ahora estamos en una situación en la que las leyes son igualmente perjudiciales para todas las personas que viven en Rusia.

Hoy estamos luchando por nuestro futuro. Estamos luchando para quitarle el poder a nuestros enemigos. Estamos luchando por el Trono de Hierro. En el pasado, utilizaba un ejemplo de un anillo de El señor de los anillos. Eso es el poder. Pero creo que todos ustedes también vieron Game of Thrones. Es imposible ganar la guerra tomando el Trono de Hierro, sólo puedes ganar la guerra destruyendo el Trono de Hierro. Es eso contra lo que están luchando los libertarios. Queremos que se vaya el poder centralizado.

A diferencia de los sueños de los izquierdistas, este sueño es más que posible de alcanzar dentro de las fronteras de un solo país. Rusia es tan grande y poderosa, y para proteger su grandeza y nuestras libertades tenemos que luchar por nuestra libertad para tomar decisiones por nosotros mismos. Estar libre del Trono de Hierro.

Las leyes no deberían hacerse en el Kremlin. Puede ser difícil explicar a los ciudadanos de Moscú. Acabo de regresar de mi gira por el país, donde la gente realmente entiende lo que tengo para decir. Tal vez, si olvidas por un minuto que vives detrás de los muros del Kremlin, también comprenderás lo que digo.

Hoy, las leyes solo se hacen para beneficiar a las personas en el poder. Hoy, es imposible hacerlas de otra manera. En Moscú al menos tenemos una institución política a la que podemos acudir para protestar. Otros rusos no son tan afortunados.

Hoy, el Dr. Hoppe habló mucho sobre los privilegios, el gobierno es un propagador de esos privilegios. Es la razón exacta por la que tenemos estratificación social. Solo con la ayuda de la coerción gubernamental puedes formar un grupo privilegiado de personas. Sucedió en la Rusia zarista, sucedió en la Unión Soviética y está sucediendo hoy. Cuando sueñas con La Gran Rusia del Futuro, cuando tratas de encontrar formas de ayudar a Rusia y al pueblo ruso, deberías darte cuenta de que el gran gobierno centralizado es la mayor amenaza para ese sueño.

Ya mencioné que Rusia sigue siendo hoy una prisión de naciones. Y los derechistas tienen un punto justo: que Rusia es un Estado antirruso. Es cierto, los nacionalistas acertaron, Rusia es un Estado antirruso. También es un Estado anti-Bashkir, antichecheno, anti-Yakut. Porque no beneficia a ninguna de las naciones que viven en nuestro gran país.

Los derechistas tienen otro punto justo. Cuando la URSS se vino abajo, a Yeltsin se le ocurrió una horrible frase “Pueblo de Rusia”. Entonces, ¿qué significa “Pueblo de Rusia”? Es un homúnculo de un hombre soviético. Cuando el experimento soviético fracasó horriblemente, lo que quedó de un hombre soviético es un homúnculo. Pero esa frase se usó no solo para borrar la identidad rusa, se utiliza para borrar todas las identidades en Rusia. Y hasta que nos demos cuenta de que debemos luchar contra el gobierno opresivo en lugar de luchar entre nosotros, todos terminamos molidos en el “Pueblo de Rusia”.

Nuevamente, tenemos que luchar contra la fuente del poder, no por el poder. Tenemos que luchar por nuestro país, por nuestra gente. Debemos odiar a los que intentan destruir nuestro país, resistirlos. Si no resistimos, pereceremos de este mundo, como lo hicieron otras grandes naciones.

¿Recuerdan que existía la gran cultura romana? Gran lenguaje, arte. Tenían dioses a los que rezaban, tradiciones que querían transmitir a las generaciones futuras. Entonces, ¿qué les pasó? Se convirtieron en una nota al pie en un libro de historia. Ahora los bárbaros viven allí.

Existió Egipto. Gran cultura, gran idioma. Nos dieron la geometría. ¿Quiénes viven allí ahora? Los árabes, eso es correcto. Entonces, ¿qué pasó con los egipcios? Se convirtieron en una nota al pie en un libro de Historia.

Existió Babilonia. Ellos también tenían sus dioses, tenían una cultura que apreciaban. ¿Qué pasó con los babilonios? También se convirtieron en una nota al pie en un libro de historia.

Entonces, ¿quiénes pasaron por milenios? ¿Quiénes preservaron sus valores, sus dioses, su cultura? ¿Quiénes han conservado con éxito su identidad hasta hoy y por qué? Fueron los judíos. Entonces, ¿por qué tuvieron éxito? Fueron perseguidos en todas partes todo el tiempo. En Egipto, en Babilonia, en Roma. Sin embargo, nunca confundieron la supervivencia de su nación con la supervivencia del Estado. Es por eso que nunca fueron enterrados bajo los escombros de los imperios caídos.

Por lo tanto, si aprecias tus tradiciones, tu idioma, tu país, tu cultura, no tienes derecho a confiarle al Estado estas cosas. De lo contrario, todo será destruido.

¡Conviértete en libertario!

¡Muchas gracias por su atención!


Traducido del inglés por Oscar Eduardo Grau Rotela. El material original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email