Madurando con Murray

0

El discurso principal del profesor Hans-Hermann Hoppe presentado en la celebración del 35° aniversario del Mises Institute en la ciudad de Nueva York, el 7 de octubre de 2017.

Conocí a Murray Rothbard en el verano de 1985. Tenía entonces 35 años y Murray tenía 59. Durante los siguientes diez años, hasta la muerte prematura de Murray en 1995, estaría asociado con Murray, primero en la ciudad de Nueva York y luego en Las Vegas, en la Universidad de Nevada, Las Vegas (UNLV), en contacto más cercano, más inmediato y directo que cualquier otra persona, excepto su esposa Joey, por supuesto.

Al ser casi tan viejo como Murray en el momento de su muerte, me pareció apropiado aprovechar esta ocasión para hablar y reflexionar un poco sobre lo que aprendí durante mis diez años con Murray.

Ya era un adulto cuando conocí a Murray, no solo en el sentido biológico sino también mental e intelectualmente, y sin embargo, solo crecí cuando estaba asociado con él, y quiero hablar sobre esta experiencia.

Antes de conocer a Murray ya había completado mi doctorado y alcanzado el rango de Privatdozent (profesor universitario titular no remunerado), el mismo rango por cierto que Ludwig von Mises tuvo en Viena. Aparte de mi tesis doctoral (Erkennen und Handeln), ya había completado dos libros. Uno (Kritik der kausalwissenscha lichen Sozialforschung), que me reveló como misesiano, y otro, a punto de publicarse en el año siguiente (Eigentum, Anarchie und Staat), que me reveló como rothbardiano. Ya había leído todas las obras teóricas de Mises y Rothbard. (Sin embargo, aún no había leído el voluminoso trabajo periodístico de Murray, que en ese momento no estaba disponible para mí). Por lo tanto, no fue mi encuentro personal con Murray, lo que me convirtió en misesiano y rothbardiano. Intelectualmente, yo ya era misesiano y rothbardiano años antes de conocer personalmente a Murray. Y así, a pesar del hecho de que yo sobre todo un teórico, no quiero hablar aquí acerca del gran edificio intelectual austro-libertario que nos han transmitido Mises y, como sucesor, Rothbard, o sobre mis pequeñas contribuciones a este sistema, sino sobre mi larga experiencia personal con Murray: sobre las lecciones prácticas y existenciales que aprendí a través de mis encuentros con él y que me hicieron pasar de ser un adulto a ser un hombre mayor de edad.

Me mudé a la ciudad de Nueva York, porque consideraba a Murray como el más grande de todos los teóricos sociales, ciertamente del siglo XX y posiblemente de todos los tiempos, al igual que consideraba a Mises el más grande de todos los economistas y, con Mises desparecido desde hacía mucho tiempo y fuera de mi alcance, quería reunirme, conocer y trabajar con este hombre, Rothbard. Todavía sostengo esta opinión acerca de la grandeza de Mises y Rothbard. De hecho, hoy todavía más que hace 30 años. Y desde entonces, no ha habido un segundo Mises o Rothbard. Ni siquiera alguien cercano y es posible que tengamos que esperar mucho tiempo para que esto suceda.

Así que me mudé a Nueva York conociendo el trabajo de Murray, pero sin saber casi nada sobre el hombre. Recuerden, esto fue en 1985. Todavía estaba escribiendo a mano y luego usando una máquina de escribir, familiarizándome con una computadora por primera vez solo durante el año siguiente en la UNLV. Y Murray nunca usó una computadora, sino que se quedó con una máquina de escribir eléctrica hasta el final de su vida. No había teléfonos celulares, ni correos electrónicos, ni internet, ni Google, ni Wikipedia, ni YouTube. Al principio, ni siquiera existían los faxes. Mi correspondencia con Murray antes de mi llegada a Nueva York era por el antiguo correo normal. Murray expresó su entusiasmo por mi deseo de reunirme con él y trabajar con él y se ofreció de inmediato a conseguir la ayuda de Burton Blumert y, de hecho, Burt fue de gran ayuda para facilitar mi traslado de Europa a los EE. UU. (El maravilloso Burt Blumert, dueño de Camino Coins, y fundador del original Centro de Estudios Libertarios que finalmente se fusionaría con el Instituto Mises, fue uno de los amigos y confidentes más queridos de Murray. También fue un gran benefactor y un gran amigo mío).

Había visto algunas fotos de Murray, sabía que él, al igual que Mises, era judío, que enseñaba en el Instituto Politécnico de Brooklyn (que luego fue rebautizado como Universidad Politécnica de Nueva York y actualmente es el Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York), que era el editor del muy admirado Journal of Libertarian Studies, y que estaba estrechamente asociado, como director académico, al Instituto Ludwig von Mises que Lew Rockwell había fundado recientemente, hace 35 años, en 1982. Eso era todo.

Y así, ambos sin estar preparados, nos conocimos en el despacho de Murray en la universidad. Ahí estaba yo, el ‘rubio cool del norte’, por citar un anuncio popular sobre unas cervezas del norte de Alemania, jóven, alto y atlético, algo insociable, seco y con un sentido seco del humor, más de un estilo contundente, sarcástico y confrontativo. Perfecto material de la Wehrmacht, por así decirlo. Y allí estaba Murray: el «neurótico de la gran ciudad», por usar el título alemán de la comedia Annie Hall de Woody Allen, una generación más antigua, bajo y rechoncho, no atlético, incluso torpe (excepto para escribir), sociable y divertido, nunca deprimido sino siempre alegre, y, en su vida personal (bastante al contrario que en sus escritos), siempre enemigo del enfrentamiento, calmado e incluso dócil. No era exactamente del tipo Wehrmacht. Por tanto, en cuanto a personalidad, no podíamos ser más diferentes. De hecho, éramos una pareja bastante extraña y, sin embargo, nos caímos bien desde el principio.

Dada la larga y especial relación entre los alemanes y los judíos, especialmente durante el período de 12 años del gobierno del Partido Nacionalsocialista en Alemania, de 1933-45, yo, como un joven alemán que se reunía con un judío de mayor edad en Estados Unidos, temía que esta historia podría convertirse en una fuente potencial de tensión. No lo fue. Todo lo contrario.

Sobre el tema de la religión en sí, hubo acuerdo general. Ambos éramos agnósticos, pero con un profundo interés por la sociología de la religión y puntos de vista bastante similares sobre la religión comparativa. Sin embargo, Murray profundizó en gran medida en mi comprensión del papel de la religión en la historia a través de su gran trabajo, lamentablemente incompleto, durante la última década de su vida, sobre la historia del pensamiento económico.

Además, en nuestras innumerables conversaciones, aprendí de Murray acerca de la importancia de complementar la teoría austro-libertaria con la historia revisionista para poder obtener una evaluación verdaderamente realista de los acontecimientos históricos y los asuntos globales. Y era yo, entonces, como alguien que había crecido en Alemania Occidental derrotada y devastada después de la Segunda Guerra Mundial con la entonces (y todavía) «historia oficial» enseñada en todas las escuelas y universidades alemanas de (a) sentirse culpable y avergonzado de ser alemán y de la historia alemana y creer que Estados Unidos y el capitalismo democrático estadounidense era «la cosa más grande» desde o incluso antes de la invención del pan rebanado, el que tuvo que revisar, a pesar de todos las teorías austro-libertarias, sus opiniones de entonces, más bien ingenuas, sobre los asuntos del mundo en general y de la historia de Estados Unidos y Alemania en particular. De hecho, Murray me hizo cambiar fundamentalmente mi visión bastante optimista de los Estados Unidos (a pesar de Vietnam y todo eso) y me ayudó, por primera vez, a sentirme consolado, contento e incluso feliz de ser alemán, y desarrollar una preocupación especial por Alemania y el destino del pueblo alemán.

Así que, para mi sorpresa inicial (y en última instancia, para mi gran y agradable alivio), Murray era un auténtico germanófilo. Conocía y apreciaba las contribuciones alemanas a la filosofía, las matemáticas, la ciencia, la ingeniería, la historia académica y la literatura. Su querido maestro Mises había escrito originalmente en alemán y era un producto de la cultura alemana. A Murray le encantaba la música alemana, le encantaban las iglesias barrocas alemanas, le encantaba el ambiente del jardín cervecero bávaro y la tradición de la iglesia al jardín de la cerveza. Su esposa Joey era de ascendencia alemana, su apellido de soltera era JoAnn Schumacher, y Joey era miembro de la Sociedad Richard Wagner y una aficionada a la ópera de toda la vida. Además, la mayoría de los amigos de Murray que conocería con el tiempo resultaron ser germanófilos.

Entre ellos, Ralph Raico, el gran historiador del liberalismo clásico, a quien esperaba ver de nuevo en esta ocasión, pero que lamentablemente nos ha dejado para siempre hace casi un año. Conocí a Ralph solo unos meses después de mi llegada a Nueva York, en una fiesta celebrada en el apartamento de Murray en el Upper Westside. Inmediatamente entendí su cáustico sarcasmo y con los años desarrollamos una estrecha amistad. Además de nuestras muchas reuniones en varios eventos del Instituto Mises, todavía recuerdo con mucho cariño nuestros viajes conjuntos prolongados en el norte de Italia y especialmente cuando, en una conferencia en Milán, patrocinada por algunos amigos y un enlace de alguien que una vez fue (pero ya no) el secesionista Lega Nord, algunos autoproclamados, ¿quién lo habría adivinado?, manifestantes «antifascistas» aparecieron frente al hotel de la conferencia para denunciarnos, para nuestra gran diversión, como «libertari fascisti». Ralph también fue quien me presentó habló de la beca revisionista sobre la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, así como durante todo el período de entreguerras, y fue Ralph quien me enseñó la historia del liberalismo alemán y, en particular, de sus representantes liberales radicales del siglo XIX, que habían sido casi completamente olvidados en la Alemania contemporánea.

Por cierto, Lew Rockwell también mostró sus credenciales germanófilas desde el principio. Cuando nos conocimos por primera vez en Nueva York en el otoño de 1985, conducía un Mercedes 190, luego se desvió unos años, conduciendo una camioneta de fabricación estadounidense, pero finalmente regresó al pliegue conduciendo un Mini Cooper, fabricado por BMW.

Pero, sobre todo, fue Murray quien me enseñó a no confiar nunca en la historia oficial, invariablemente escrita por los vencedores, sino por el contrario a realizar toda la investigación histórica como un detective que investiga un crimen. Siempre, en primer lugar y como primera aproximación, hay que seguir al dinero en busca de los motivos. ¿Quién va a ganar, ya sea en términos de dinero, bienes raíces o poder absoluto con esta medida o la otra? En la mayoría de los casos, responder a esta pregunta nos llevará directamente al mismo actor o grupo de actores responsables de la medida o política en cuestión. Sin embargo, por más sencilla que sea esta pregunta, responderla es mucho más difícil y requiere de una investigación ardua y desenterrar, bajo una gran cortina de humo de retórica aparentemente bienintencionada y propaganda piadosa, los hechos concretos y los indicadores –los flujos de dinero y las ganancias de bienestar– para probar realmente un delito e identificar y «sacar» a sus perpetradores. Murray fue un maestro en esto, y eso en un momento en que no tenías acceso a computadoras, internet y máquinas de búsqueda como Google. Y para hacer el trabajo de este detective, como aprendí de Murray, se debe ir más allá de los documentos oficiales, los medios de comunicación dominantes, los grandes y famosos nombres, las «estrellas» académicas y las publicaciones «prestigiosas»’; en resumen: todo lo que todo el mundo considera «respetable» y «políticamente correcto». También se debe, en particular, prestar atención al trabajo de forasteros, extremistas y marginados, es decir, de personas «irrespetuosas» o «deplorables» y publicaciones «oscuras» que se supone que debes ignorar o que ni siquiera conoces. Hasta este día, he prestado atención, y de hecho he disfrutado siguiendo este consejo. Cualquier persona que pudiera ver mi lista de marcadores de los sitios web visitados con frecuencia se sorprendería, y cualquier creador o izquierdista en particular se sorprendería y temblaría de desagrado.

Con esta perspectiva general y la perspectiva de las cosas, a los revisionistas como Murray (y yo mismo) nos acusan regular y desdeñosamente, de ser teóricos de la conspiración. Ante esta acusación, Murray respondería normalmente: primero, expresado de manera franca y sarcástica, incluso si uno fuera un paranoico certificado, esto no puede tomarse como prueba de que nadie vaya realmente contra ti y tu dinero. Y segundo y más sistemáticamente: las conspiraciones son menos probables, por supuesto, cuanto mayor sea el número de supuestos conspiradores. Además, es ingenuo asumir la existencia de solo una gran conspiración que abarca todo y que está dirigida por un grupo de conspiradores todopoderosos. Pero las conspiraciones, a menudo rivales o incluso contradictorias, es decir, los intentos confidenciales de varios grupos de personas que actúan de consuno en la búsqueda de cierto objetivo común, son de hecho una característica siempre presente de la realidad social. Como cualquier acción, tales conspiraciones pueden tener éxito o pueden fallar y pueden llevar a consecuencias que los conspiradores no pretendieron. Pero, hablando de manera realista, la mayoría, si no todos los eventos históricos, son más o menos exactamente lo que algunas personas o grupos de personas identificables que actúan en concierto pretenden que sean. De hecho, asumir lo contrario es suponer, increíblemente, que la historia no es más que una secuencia de accidentes ininteligibles.

Además, al aprender de Murray sobre la necesidad de complementar la teoría austro-libertaria con la historia revisionista para obtener una imagen completa y realista de los asuntos mundiales y mundanos, también recibí una de él capacitación constante en el arte del juicio prudente y juicioso y la valoración de personas, acciones y eventos. La teoría pura nos permite hacer juicios bastante claros de cierto o falso, correcto o incorrecto, y eficaz, conducente a la meta pretendida, o ineficaz. Pero muchas, si no la mayoría de las acciones y eventos que provocan o desatan nuestros juicios, no entran en la categoría de asuntos que pueden evaluarse así. Estamos rodeados o, mejor aún, circundados por una clase de personas (políticos y agentes estatales) que día tras día, toman y aplican decisiones que impactan y afectan sistemáticamente a nuestra propiedad y, en consecuencia, toda nuestra conducta en la vida sin nuestro consentimiento e incluso contra nuestra protesta explícita. En resumen: nos enfrentamos a una élite de gobernantes, en lugar de, por el contrario, una élite de agentes. Y enfrentados con los políticos y las decisiones políticas, entonces, nuestro juicio se refiere a la evaluación de, en el mejor de los casos, segundas mejores opciones. La pregunta no es cierta o falsa, correcta o incorrecta, eficaz o ineficaz. Más bien, es esta: dado que las decisiones políticas son de por sí falsas, erróneas e ineficaces, cuál de estas decisiones es menos falsa, incorrecta y eficaz y comparativamente más cercana a la verdad, lo correcto y lo bueno, y qué persona representa un mal menor o mayor que otra. Esas preguntas no permiten una respuesta científica, porque responderlas implica la evaluación comparativa de innumerables variables incalculables e inconmensurables. Y, en cualquier caso, los hechos recién descubiertos sobre el pasado o la evolución futura pueden revelar cualquier juicio como erróneo. Pero la respuesta tampoco es arbitraria. Lo que es verdadero, correcto y efectivo está dado, como puntos fijos, y deben proporcionarse razones, ya sea basadas en evidencia lógica o empírica, para ubicar las diversas segundas mejores opciones como más cercanos o más distantes a tales puntos. Más bien, la toma de decisiones en asuntos como estos es un arte difícil, al igual que el espíritu empresarial no es una ciencia sino un arte. E igual que algunas personas son buenas y otras malas en el emprendimiento empresarial, algo que se indica las por pérdidas o ganancias monetarias, algunas personas son buenas juzgando los acontecimientos y actores políticos y otras malas, ganando o perdiendo la reputación de jueces sabios y prudentes.

Murray, por supuesto, no era infalible en sus juicios. Por ejemplo, a fines de la década de los sesenta y principios de la década de los setenta, juzgó mal la postura antibelicista de la Nueva Izquierda creyendo que tenía más principios de los que realmente tenía, algo que, de hecho, él mismo reconoció como un error. Y conozco al menos un caso, más bien personal, donde el juicio de Joey fue mejor y más acertado que el suyo. Sin embargo, no me parece que no haya encontrado a nadie con un juicio más sensato y, consecuentemente, justificado que Murray.

Con esto quiero pasar a la segunda lección importante que aprendí durante mi larga asociación con Murray. Mientras que la primera lección sobre el revisionismo se refería a cuestiones de práctica y método, la segunda lección se refería a cuestiones existenciales.

Antes de conocer a Murray, sabía, por supuesto, que era un francotirador radical en una academia predominantemente liberal izquierdista y esperaba (y estaba dispuesto a aceptar para mí mismo) que esto implicaría algunos sacrificios, es decir, que uno debía pagar un precio por ser un rothbardiano, no solo, pero también en términos de dinero. Pero me sorprendió bastante darme cuenta de cuán alto era este precio. Sabía que el Politécnico de Brooklyn no era una universidad prestigiosa, pero esperaba que Murray ocupara un puesto cómodo y bien pagado. Por otra parte, en ese momento todavía creía que los Estados Unidos eran un bastión y un baluarte de la libre empresa y, en consecuencia, esperaba que Murray, como principal defensor intelectual del capitalismo y la antítesis personal de Marx, tuviera una alta estima, si no en el mundo académico, por supuesto, al menos fuera de él, en el mundo del comercio y los negocios, y, por consiguiente, ser recompensado con un cierto grado de riqueza.

De hecho, en el Politécnico de Brooklyn, Murray ocupaba una oficina pequeña, sucia y sin ventanas que tenía que compartir con un profesor de historia. En Alemania, incluso los asistentes de investigación disfrutaban de un entorno más cómodo, por no hablar de los profesores titulares. Murray estaba entre los profesores con salarios más bajos en su escuela. De hecho, mi beca de la Fundación Nacional de Ciencias de Alemania en ese momento, una beca Heisenberg, resultó ser considerablemente más alta que el salario universitario de Murray (algo que me avergonzaba demasiado de revelarle una vez lo descubrí). Y el apartamento de Murray en Manhattan, grande y lleno de libros hasta el techo, estaba oscuro y deteriorado. Ciertamente nada como el ático que había imaginado que ocuparía. Esta situación mejoró significativamente con su mudanza en 1986, a los 60 años, a Las Vegas y la UNLV. Mientras que mi salario bajaba allí en comparación con mis ingresos anteriores, Murray subió bruscamente, pero aún estaba por debajo de los $100.000, y se pudo comprar una casa espaciosa, pero espartana. Sin embargo, incluso como titular de una cátedra dotada en la UNLV, Murray no tenía al mando a ningún ayudante de investigación ni a un secretario personal.

Sin embargo, Murray nunca se quejó ni mostró amargura ni signos de envidia, sino que siempre se actuó con alegría y siguió adelante con sus escritos. Fue una lección dura de aprender y todavía tengo dificultades para seguirla a veces.

Una propuesta, Joey y Murray una vez me dijeron riéndose que, cuando aún estaban saliendo, ambos esperaban que el otro fuera un buen partido. Joey, porque Murray era judío y Murray, porque Joey era gentil, solo para descubrir que ambos estaban equivocados en sus expectativas.

Además, a pesar de sus grandes logros como defensor intelectual del capitalismo de libre mercado, Murray nunca ganó premios, reconocimientos ni honores de los que hablar. Por supuesto, no ganó un premio Nobel de economía. Después de todo, el gran Mises tampoco lo ganó. Pero solo en los EE. UU. existían docenas de instituciones (grupos de expertos, fundaciones, asociaciones empresariales, centros de investigación y universidades) que profesaban su dedicación al libre mercado y la libertad, y ninguno de ellos le otorgó a Murray ningún premio importante o premio honorífico, al mismo tiempo que cubrían con dinero y premios a personas que habían hecho poco más que sugerir –«atrevidamente»– alguna reforma incremental como, digamos, reducir la tasa impositiva marginal del 35% al 30% o la reducción del presupuesto de la EPA en algunos puntos porcentuales, o quienes simplemente habían expresado su «amor personal» por la «libertad» y la «libre empresa», lo suficientemente fuerte y enfáticamente.

Nada de esto desconcertó a Murray en lo más mínimo. De hecho, no esperaba nada más, por razones que yo aún tenía que aprender.

Murray se daba cuenta y ya aún tenía que aprender que el rechazo y la oposición más feroces y vociferantes al austrolibertarismo no provendría de la izquierda socialista tradicional, sino de estos autoproclamados «antisocialistas», de «gobierno limitado», «Estado mínimo», «pro empresa privada» y «pro libertad» y sus portavoces intelectuales, y sobre todo de lo que se conoce como los Libertarios del Beltway. Simplemente no pudieron soportar el hecho de que Murray había demostrado con lógica llana que sus doctrinas no eran más que inconsistentes trampas en busca de aplausos intelectuales, y que eran todos también, para usar el veredicto de Mises con respecto a Milton Friedman y compañía, una «panda de socialistas», a pesar de sus protestas vehementes en contra. Porque, como argumentaba Murray, una vez que se admite la existencia de un Estado, cualquier Estado, definido como monopolista territorial de la toma de decisiones definitiva en todos los casos de conflicto, incluidos los conflictos que involucran al propio Estado, entonces toda la propiedad privada se ha abolido en la práctica, aunque siga siendo de forma provisional, qua garantía estatal, nominalmente privada y, en cambio, se ha reemplazado por un sistema «colectivo» o más bien de propiedad estatal. El Estado, cualquier Estado, significa socialismo, definido como «la propiedad colectiva de los factores de producción». La institución de un Estado es praxeológicamente incompatible con la propiedad privada y la empresa basada en la propiedad privada. Es la mismísima tesis de la propiedad privada, y cualquier defensor de la propiedad privada y de la empresa privada debe, por lógica, ser un anarquista. En este sentido (como en muchos otros), Murray no estaba dispuesto al compromiso, o a «intransigir», como dirían sus detractores. Porque en teoría, en el pensamiento, el compromiso es inadmisible. En la vida cotidiana, el compromiso es una característica permanente y ubicua, por supuesto. Pero en la teoría, el compromiso es el pecado final, un estricto y absoluto «no, no». No está permitido, por ejemplo, comprometer entre las dos proposiciones incompatibles que 1 + 1 = 2 o que 1 + 1 = 3 y aceptar que es 2,5. Cada proposición, o es cierta, o es falsa. No puede haber un «encuentro medio» entre la verdad y la falsedad.

Aquí, con respecto al radicalismo intransigente de Murray, parece apropiada una pequeña anécdota contada por Ralph Raico. Citando a Ralph:

“Murray era alguien especial. Reconocí ese hecho la primera noche que lo conocí. Fue después del seminario de Mises; un amigo mío y yo habíamos sido invitados a asistir, y luego, Murray, sugirió que tomáramos un café y charláramos. Mi amigo y yo estábamos deslumbrados por el gran Mises, y Murray, naturalmente, se alegró de ver nuestro entusiasmo. Nos aseguró que Mises era como mínimo el mayor economista del siglo, si no de toda la historia del pensamiento económico. Sin embargo, en lo que se refiere a la política, Murray dijo, bajando la voz de manera concertada: «Bueno, cuando se trata de política, algunos de nosotros consideramos a Mises un miembro de la izquierda no comunista». Sí, fue fácil ver que habíamos conocido a alguien muy especial”.

A diferencia de Murray, bastantes individuos que aprendieron esencialmente todo lo que sabían de Murray, en particular su Hombre, economía y Estado, estaban dispuestos a realizar tales compromisos intelectuales, y fueron recompensados ricamente por su «flexibilidad» intelectual y «tolerancia». ¡Pero Murray no era así! Y, en consecuencia, fue (y sigue siendo) ignorado, excluido o denunciado por las autoridades de la «industria de libre mercado del gobierno limitado». Y quedó esencialmente sin ningún apoyo institucional, como un llanero solitario, hasta la aparición de Lew Rockwell y el Instituto Mises.

Experimenté esta rothbardfobia de segunda mano, por así decirlo. Tan pronto como se supo que el recién llegado alemán era el chico de Murray y también parecía bastante «intransigente», me encontré inmediatamente en las mismas listas negras que él. Así que, rápidamente aprendí una primera lección importante de la vida real de lo que significa ser un rothbardiano.

Otra lección fue en humildad. Murray tenía una enorme biblioteca, había leído y digerido una gran cantidad de literatura y, por consiguiente, era un hombre humilde. Siempre fue reacio y muy escéptico a asumir o reconocer cualquier reclamación de «originalidad». Sabía que las afirmaciones de «originalidad» están hechas con mayor frecuencia por personas con bibliotecas pequeñas y poca lectura. En claro contraste, Murray fue muy generoso en reconocer a los demás. Y fue igualmente generoso al aconsejar a cualquiera que preguntara. De hecho, en casi cualquier tema concebible, estaba listo, en lo alto de su cabeza, para proporcionar una extensa bibliografía. Además, alentaba cualquier señal de productividad incluso entre sus estudiantes más humildes.

Si bien siempre intenté seguir este ejemplo, no pude llegar tan lejos como lo hizo Murray. Porque pensé y sigo creyendo que la humildad de Murray era excesiva, que era humilde casi por completo. Sus estudiantes en el Politécnico de Brooklyn, por ejemplo, en su mayoría estudiantes de ingeniería (o, como Murray describió a los estudiantes de Mises en la NYU, «estudiantes de empaque»), no tenían idea de quién era, porque nunca mencionó sus propios trabajos. Quedaron realmente sorprendidos al saber por quién era su alegre profesor cuando le sustituí en clase mientras estaba fuera de la ciudad. Y en la UNLV la situación no era muy diferente. Mientras lo promovía activamente como su agente de relaciones públicas, Murray continuaba con su autodesprecio. A pesar de que había escrito sobre casi cualquier tema imaginable en las ciencias sociales, al sugerir o asignar trabajos finales a sus estudiantes, solo mencionaría sus propios escritos, en todo caso como una especie de ocurrencia o por solicitud específica.

Sin embargo, la extrema modestia de Murray también tuvo otro efecto desafortunado. Cuando nos mudamos a Las Vegas en 1986, esperábamos convertir a la UNLV en un bastión de la economía austriaca. En ese momento, el equipo de baloncesto de la UNLV, los Runnin’ Rebels, bajo el mando del entrenador Jerry Tarkanian, eran una potencia nacional, siempre algo escandalosa, pero imposible de pasar por alto. Esperábamos convertirnos en los Runnin’ Rebels de la economía en la UNLV. Se habían transferido varios estudiantes y se habían matriculado en la universidad en previsión de esa evolución. Pero estas esperanzas desaparecieron rápidamente. Ya a nuestra llegada a la UNLV, la composición del departamento de economía había cambiado significativamente, y luego la operó la norma de la mayoría, la democracia. Para equilibrar la influencia austriaca, solo un año después, la mayoría departamental decidió, contra nuestra oposición, contratar a un marxista sin prestigio. Le pedí a Murray que usara su posición y reputación para interferir con los altos mandos de la universidad y evitar este nombramiento. A excepción de Jerry Tarkanian, Murray fue la única persona reconocida a nivel nacional en la UNLV. Ocupó la única cátedra dotada de la universidad. Conocíamos socialmente al presidente y al director de la universidad y estábamos en términos cordiales con ambos. En consecuencia, creía que había una posibilidad realista de revocar la decisión del departamento. Pero no pude convencer a Murray de sus propios poderes.

Después de esta oportunidad perdida, las cosas empeoraron. El departamento continuó contratando a cualquiera que no fuera austriaco o simpatizante austriaco. Nuestros estudiantes fueron maltratados y discriminados. El departamento y el decano de la escuela de negocios me negaron la permanencia en el cargo (decisión que fue rechazada por el rector y presidente de la universidad, sobre todo por las protestas estudiantiles masivas y la intervención de varios donantes universitarios) El presidente del departamento escribió una evaluación anual escandalosa, desagradable e insultante sobre la actuación docente de Murray (sobre la cual la administración de la universidad obligó a este presidente a renunciar a su cargo). Como consecuencia, surgió una segunda oportunidad para que cambiásemos las cosas. Se desarrollaron planes y se discutieron con el rector para dividir el departamento y establecer un departamento de economía separado en el Colegio de Artes Liberales. Esta vez Murray se involucró. Pero el impulso inicial para nuestra ventaja se había perdido mientras tanto y, después de las primeras señales de resistencia, Murray rápidamente renunció y se rindió. No estaba dispuesto a quitarse los guantes, y nuestro proyecto secesionista pronto se convirtió en una derrota.

Para acabar rápidamente con nuestra saga de la UNLV: Después de la muerte de Murray en 1995, continué trabajando en la UNLV durante otra década en un entorno cada vez más hostil. Una vez cambió la administración protectora de la universidad, me sentí cada vez menos apreciado y fuera de lugar. Incluso mi gran popularidad entre los estudiantes fue usada en mi contra, como prueba del «peligro» que emanaba de mi enseñanza. En 2004, me vi envuelto en un escándalo. En una conferencia, sugerí hipotéticamente que los homosexuales, en promedio, y debido a su carencia característica de hijos, tenían un grado comparativamente mayor de preferencia temporal, es decir, de orientación al presente. Un estudiante llorón se quejó, y el comisario de acción administrativa de la universidad inmediatamente, como si solo hubiera esperado esta oportunidad, inició un procedimiento oficial contra mí, amenazando con severas medidas punitivas si no me retractaba al instante y públicamente y me disculpaba. «Intransigente» como era, me negué a hacerlo. Y estoy seguro de que fue solo mi constante rechazo a pedir perdón lo que, después de todo un año de hostigamiento administrativo, hizo que al final saliera victorioso de esta batalla con la policía del pensamiento, y la administración de la universidad sufrió una vergonzosa derrota. Un año más tarde renuncié a mi cargo y la UNLV y los Estados Unidos para siempre.

Volviendo a Murray: Naturalmente, me decepcionaron los acontecimientos en la UNLV. Pero no tuvieron el menor efecto sobre nuestra cooperación continua. ¿Tal vez Murray tenía razón y fue más realista todo el tiempo y era yo quién sufría demasiado optimismo juvenil? En cualquier caso, hubo una lección más importante sobre el esquema más amplio de cosas que aún tenía que aprender.

Mientras que la mayoría de las personas tienden a volverse más tibias y más «tolerantes» en sus puntos de vista a medida que envejecen, Murray se volvió cada vez más radical y menos tolerante con el tiempo. No en su trato personal, como ya subrayé. En este sentido, Murray fue y se mantuvo hasta el final como «templado» menos en sus discursos y escritos. La radicalización y el aumento de la «intransigencia» vinieron en respuesta a la evolución en el mundo de la política de los Estados Unidos en general y en particular dentro de la industria del «mercado limitado del libre mercado» y entre los llamados libertarios reunidos en torno a la carretera de circunvalación de Washington, DC (los del Beltway). Aquí, en todas partes, se podía observar una deriva lenta pero sistemática hacia la izquierda y las ideas izquierdistas. Una deriva que, desde entonces y hasta el día de hoy, no ha hecho más que ganar impulso y fuerza. Poco a poco se «descubrían» y adoptaban nuevos «derechos», en particular también por los llamados libertarios. «Derechos humanos» y «Derechos civiles», «Derechos de las mujeres» y «Derechos de los homosexuales», el «derecho» a no ser discriminado, el «derecho» a la inmigración libre y sin restricciones, el «derecho» a un almuerzo gratuito y atención de la salud gratuita, y el «derecho» a estar libre de discursos y pensamientos desagradables. Murray demolió todo este alegato «humanitario» o, para usar un término alemán, esta charla de «Gutmenschen» como basura intelectual al demostrar que ninguno de estos supuestos «derechos» era compatible con los derechos de propiedad privada. Y que, como deben saber sobre todo los libertarios, solo los derechos de propiedad privada, es decir, el derecho de toda persona en posesión de su cuerpo físico y la propiedad de todos los objetos externos adquiridos (pacíficamente) de manera justa, pueden defenderse argumentativamente como derechos humanos universales y compatibles. Por tanto, Murray demostraba una y otra vez que, excepto los derechos de propiedad privada, todos ellos son derechos falsos, no universalizables. Todo llamado a «derechos humanos» distintos de los derechos de propiedad privada está motivado en última instancia por el igualitarismo y, como tal, representa una revuelta contra la naturaleza humana.

Además, Murray se desplazó aún más a la derecha, de acuerdo con el dictamen de Erik von Kuehneldt-Leddihn de que «lo correcto es la derecha», al señalar que para establecer, mantener y defender un orden social libertario hace falta más que la mera adhesión al principio de no agresión. El ideal de los libertarios de izquierda o «modales», como los llamaba Murray, de «vive y deja vivir mientras no agredas a nadie», suena atractivo para los adolescentes en rebeldía contra la autoridad paterna y cualquier convención y control social y puede ser suficiente para las personas que viven lejos y que se tratan y comercian entre sí de manera indirecta y remota. Pero es decididamente insuficiente cuando se trata de personas que viven muy cerca unas de otras, como vecinos y cohabitantes de la misma comunidad. La convivencia pacífica entre vecinos y entre personas en contacto directo regular entre sí en algún territorio requiere también un carácter común de cultura: de idioma, religión, costumbre y convención. Puede existir la coexistencia pacífica de diferentes culturas en territorios distantes, separados físicamente, pero el multiculturalismo, la heterogeneidad cultural, no pueden existir en el mismo lugar y territorio sin dar lugar a una disminución de la confianza social, un aumento del conflicto y en última instancia, la destrucción de cualquier cosa que se parezca a un orden social libertario.

Si Murray había sido ignorado, descuidado o atacado antes por los sospechosos habituales, entonces, con esta postura en contra de todo lo que se considera «políticamente correcto», fue atacado y se encontró con un odio no disimulado. A estas alturas solo le seguían una letanía demasiado familiar de términos denunciadores: Murray era reaccionario, racista, sexista, autoritario, elitista, xenófobo, fascista y, para colmo, un egoísta judío nazi que se odiaba a sí mismo.

Murray se encogía de hombros. De hecho, se reía de eso. Y, de hecho, para consternación de la «banda de difamación», como llamaba Murray al frente popular unido de sus detractores «antifascistas», su influencia no ha hecho más que crecer y ha seguido creciendo aún más desde su muerte. Puede que no sea ampliamente reconocido, pero sin Murray no habría un Ron Paul como lo conocemos, y lo digo sin desear que disminuya o se menosprecie en lo más mínimo el papel personal de Ron Paul y sus logros extraordinarios, no habría ningún movimiento Ron Paul, y no habría una agenda libertaria «populista» o popular, como suele preferir decir la «banda de difamación».

En cuanto a mí, mis opiniones también se radicalizaron junto con las de Murray. Mi Monarquía, democracia y orden natural fue la primera documentación importante de esta evolución intelectual y, en todo caso, mi intolerancia radical con respecto a todo lo que es libertario de izquierdas y «políticamente correcto» ha estado creciendo desde entonces. Casi no hace falta decir que yo también he recibido el mismo e incluso algunos títulos honorarios extra como Murray (excepto el del odio del judío a sí mismo). Sin embargo, también he aprendido a encogerme de hombros, como había visto hacer a Murray, y como Ralph Raico siempre me alentó y continuó aconsejándome. Además, me ayudó recordar un dicho popular alemán: «viel Feind, viel Ehr». Y, de hecho, el éxito continuo de mi salón de conferencias anual de la Property and Freedom Society, ahora en su 12° año, se celebró y se llevó a cabo con un espíritu genuinamente rothbardiano, ha demostrado el fracaso total de todas las campañas de difamación dirigidas contra mí. En todo caso, me han ayudado en lugar de impedirme que atrajera a un círculo cada vez más grande de amigos intelectuales, afiliados y seguidores.

Debo agregar que durante la última década más o menos, bajo la sabia y estricta guía de mi encantadora esposa Gülçin, también he logrado grandes avances en la combinación del radicalismo intelectual sin compromisos con la amabilidad personal, aunque mi naturaleza y disposición natural me han impedido acercarme a Murray en este sentido.

He dicho demasiado poco aquí acerca de Lew, y me disculpo sinceramente. Pero debo decir esto: Lew, aparte de Murray, ha sido una de las personas más importantes que me han ayudado a convertirme en el hombre que soy hoy. Y a Murray, de quien estoy seguro de que nos está observando hoy desde lo alto, le digo: gracias Murray, eres mi héroe, «No volveré a verlo igual», y espero que esté contento con su alumno. Siempre sentí una tremenda alegría cuando me dijiste «gran Hans, ¡bravo!», e incluso si no pudiera escucharte en este momento, nada me daría mayor placer que si lo dijeras otra vez ahora mismo, donde están reunidos los reyes del pensamiento.


El material original se encuentra aquí.

Print Friendly, PDF & Email