¿A que se oponen los libertarios?

0

Los libertarios rechazan la idea de que la sociedad es un fin en si mismo, separado de los individuos que la forman. Rechazan la doctrina de que los individuos son meras células dentro de un gran organismo social.

Los libertarios rechazan la idea de que hemos nacido en deuda con nuestros vecinos. Nuestras vidas no son cheques en blanco para ser cobrados a capricho de la sociedad.

Los libertarios rechazan la idea de que el gobierno debería actuar como un padre de sus ciudadanos. Para respetar a nuestros vecinos, debemos permitirles que se mantengan por sus propias decisiones. Incluso debemos dejarlos caer por sus propias decisiones.No debemos tratar de controlarles, incluso si lo queremos hacer por su propio bien. En cualquier caso, «lo estamos haciendo por su propio bien» es a menudo una excusa para hacer el mal.

Los libertarios rechazan la idea de que una persona (o grupo de personas) tiene alguna autoridad natural sobre alguien más. Todos somos igualmente soberanos de nuestras propias vidas. Igualmente, no tenemos soberanía sobre otros. La mayoría no tiene derecho sobre la minoría.

Los libertarios rechazan el uso de la violencia para conseguir las metas. La violencia es a veces permisible en defensa propia y casi nunca permisible de otra manera. Los libertarios no creen que el gobierno este exento de reglas normales de moralidad. Si está mal para mí, forzarte a hacer algo, también esta mal para la policía hacerlo.

Los libertarios rechazan la idea de que las fronteras nacionales deben dividir a las personas en internos y externos. Ellos no piensan que podemos prohibir a otro moverse a través de esas fronteras, ni podemos forzar a la gente a privilegiar a sus conciudadanos.

Los libertarios se oponen a ideas románticas acerca del gobierno. Las personas son personas. Sosteniendo un arma de fuego, llamando a su jefe, o sostener un objetivo noble no los transforma en santos. Los libertarios son escépticos de que quienes estén en el poder, querrán usar ese poder para el bien. Ellos también son escépticos de que la gente en el poder sabrá como hacer el bien, incluso cuando quieran hacerlo. Si el gobierno fuera manejado por ángeles omniscientes, muchos libertarios aceptarían un papel mas amplio para el gobierno. Sin embargo, cuando el gobierno es manejado por personas reales debe ser limitado. En nuestras vidas, como mucho, el gobierno debe establecer el escenario, no ser actor.

Traducido del inglés por Dakar Parada

Print Friendly, PDF & Email