La ética de la maternidad voluntaria

0

[Respuesta de Murray Rothbard a James Sadowsky extraída de un debate].

«…ningún humano tiene derecho a residir como no deseado dentro del cuerpo de otro.»

En primer lugar, para corregir un malentendido, mientras Walter Block y yo estamos de acuerdo en muchas cosas, no somos un monolito. En contraste con Walter, que está de acuerdo [con el padre Sadowsky] en que el feto es humano, simplemente hice la suposición por el bien de la discusión, para otorgar a los antiaborto su mejor caso [N. del T.: aquí Rothbard se refiere a ‘humano’ no en el sentido de entidad biológica sino en el sentido de entidad moral o persona]. De hecho, si tuviera que «votar» sobre el tema, probablemente diría que el feto solo adquiere el estatus de humano en el momento del nacimiento. Si es así, por supuesto, el feto no tiene derechos, y la espinosa cuestión del aborto se eliminaría para siempre. Me parece que el problema con la tesis Block-Sadowsky de afirmar que el feto es humano es que ese acto de nacimiento, que siempre había asumido ingenuamente como un evento de considerable importancia en la vida de todos, ahora apenas adquiere más estatura que el inicio de la adolescencia o de la «crisis de la mediana edad» de una persona. ¿Realmente el nacimiento no confiere derechos?

En cuanto a que el útero es el hábitat natural del feto, sin duda, pero también lo es el cuerpo del huésped, el hábitat natural del parásito. Sus dos naturalezas entran en conflicto y, por lo tanto, sería imposible, incluso si los dos seres pudieran entender el lenguaje y el pensamiento abstracto, ya sea para aceptar los derechos naturales del otro. Si los vampiros existieran, la suya y nuestra naturaleza estarían en conflicto irreconciliable, y no podríamos otorgar a los vampiros ningún estatus de derechos naturales. De manera similar, cuando no se desea, el feto simplemente se convierte en un parásito cuyas necesidades e intereses son conflictos irreconciliables con la madre. E incluso si se considera que el feto es humano, ningún ser humano tiene derecho a residir de forma no deseada dentro del cuerpo de otro. Si alguien tiene algún derecho en absoluto, como Jim Sadowsky ha reconocido en otra parte, entonces cada persona debe tener el derecho absoluto de poseer el propio cuerpo. Si el feto no es deseado, entonces está violando ese derecho y, por naturaleza o no, la madre tiene el derecho de expulsarlo en el futuro. Incluso si el vientre de una mujer es «para» la vivienda de un bebé, los seres humanos tienen, y deberían disfrutar, la libertad absoluta de elección individual. Todos tenemos la capacidad de hacer y ser muchas cosas que no podemos elegir emprender. Puede que tenga la capacidad de trotar todas las mañanas, pero tengo derecho a elegir no hacerlo. Una mujer tiene el derecho absoluto de elegir no poner en uso su matriz.

A Jim Sadowsky le preocupa expulsar a un polizón en un avión. Sí, supongo que eso sería un «exceso», para acuñar un juego de palabras. Pero el punto aquí es que, así como un asalto al cuerpo de una persona es un crimen más atroz que el robo de su propiedad, la invasión de o dentro del cuerpo de una persona es una infracción mucho más atroz que simplemente pasear por su tierra o esconderse en un avión. Para el delito de entrada ilegal en el cuerpo de una persona, cualquier medio necesario para desalojar al intruso debe ser legítimo.

Jim Sadowsky pregunta qué conducta humana fuera de la mujer justificaría la respuesta similar a la brutalidad del aborto. Judith Jarvis Thomson ofrece un caso análogo. Suponga que es secuestrado y se encuentra conectado a través de una máquina de riñón a un pianista que necesita una infusión continua de sus riñones para vivir (su «naturaleza»). Además, para completar la analogía, solo necesitará sus riñones durante nueve meses, después de lo cual será desconectado, y mientras tanto, no habrá peligro para sus propios riñones o su salud. Yo digo que tendrías el derecho, no solo de desconectarte de sus riñones, sino de ser malditamente “brutal” si es necesario para sacar a tu cuerpo de su esclavitud, incluso si mata al pianista en el proceso. ¿Diría el padre Sadowsky algo diferente?1

 Jim Sadowsky enfatiza el hecho de que la mayoría de las madres que practican un aborto desean, de hecho, no solo la expulsión, sino también la muerte del feto (o, como persiste en referirse a él, del «niño»). Aquí no creo que la intención de los padres haga ninguna diferencia. Si el objetivo actúa en sí mismo: la expulsión del feto es lícito y no un acto de agresión, entonces las intenciones subjetivas de los padres no hacen ninguna diferencia.

Jim escribe que «si el hogar en el que creció el bebé estuviera fuera del cuerpo de la madre, todos deberíamos ver que expulsarlo de ese hogar sería privarlo de los medios de vida dados por la naturaleza». No estoy seguro de saber lo que significaría «expulsarlo» en este contexto. Pero en el posible caso futuro de un feto en un «tubo de ensayo», desarrollado por supuesto en un medio de vida hecho por el hombre, seguramente no sería un asesinato tirar del tapón, dejar de invertir recursos para mantener vivo al feto.


El material original se encuentra aquí.


Notas

1 Ver Doris Gordon, «Abortion and the Thomson Violinist: Unplugging a Bad Analogy» Vale la pena señalar que, como el padre Sadowsky, Gordon es una libertaria pero, a diferencia de él, es una atea. Ver también Eric Richardson, «Refuting Judith Jarvis Thomson.»

Print Friendly, PDF & Email